Uno de los grandes cuestionamientos humanos, es como lograr una buena relación de pareja a largo plazo. La mayoría de personas que van a terapia, buscan encontrar una respuesta a situaciones amorosas conflictivas, sin saber qué hacer cuando la personas que quieren se aleja. Otras personas viven largas etapas de duelo, después de la ruptura con la persona amada. A pesar de la alta necesidad de mantener buenas relaciones de pareja, la ciencia no termina de descifrar, que elementos son los que generan relaciones a largo plazo, ni que hace exactamente que dos personas se enamoren. Se han hecho algunos estudios que pueden acercarnos a tal respuesta, sin embargo no son una formula exacta, varía según las personas y el contexto. Al finalizar un curso de sexualidad atracción, resulta fundamental, terminar sabiendo a profundidad, que es lo que mantiene a una relación a lo largo del tiempo. Existen elementos en la relación de pareja y la comunicación que son predictores positivos para una relación a largo plazo. Al seguir estas pautas hay una mayor probabilidad de que la relación dure más tiempo y tenga mejores resultados.

El amor puede variar según las circunstancias y la época, según Crooks y Baur en el libro Nuestra Sexualidad, el amor puede ser apasionado o de compañía. El amor apasionado viene acompañado de deseo, ansiedad, euforia, ternura, júbilo, deseo sexual y éxtasis. Este tipo de amor, se acompaña por aumento en la frecuencia cardiaca, sudoración, rubor, cosquilleo en el estómago y sensación de gran emoción. Este amor dura poco tiempo, y es posible que las dos personas, no se conozcan mucho, por lo que con el paso del tiempo va cambiando, al conocer al otro y su verdadera forma de ser  se da una familiarización. (Crooks & Bauer, 2010) El otro tipo de amor es el de compañía, en donde  hay una emoción menos intensa, se caracteriza por un vínculo de amigos y un fuerte vínculo de familiaridad entre las personas. En este tipo de afecto existe tolerancia de los defectos del otro, con la intención de vencer las dificultades y conflictos de la relación. El sexo está basado en la familiaridad y la comunicación de las dos partes, en donde hay un disfrute al saber lo que le gusta a la otra persona. (Crooks & Bauer, 2010)

Según la teoría triangular del amor de Stenberg, existen tres dimensiones dentro del enamoramiento. La pasión que es un componente de motivación,  impulsa las sensaciones de romance y deseo por la interacción sexual. La intimidad que es el componente emocional del amor, que incluye el sentimiento de estar unido a otra persona, aquí entran sentimientos de calidez, de compartir y de cercanía emocional. Dentro de la intimidad está el deseo de ayudar al otro, compartir pensamientos privados y sentimientos con la persona amada. Finalmente está el compromiso, que es el aspecto pensante del amor y es la decisión de amar al otro y de mantener una relación en el tiempo. (Crooks & Bauer, 2010) La pasión se termina pronto, pero la intimidad y el compromiso van creciendo a lo largo del tiempo. Si la pareja no se abre a la intimidad y al compromiso, con el tiempo la reducción de la pasión harán que la relación se debilite. Los estudios muestran que la presencia de intimidad y compromiso es un buen predictor de la duración de la relación a lo largo del tiempo. Otro estudio mostró que cuando los tres componentes del amor se mantienen estables ayuda a que las pareja se mantengan unidas, sumado a la compatibilidad de niveles similares de pasión, intimidad y compromiso.

En un estudio en donde se entrevistaron a varias parejas sobre qué era lo que fomentaba una vida feliz en pareja se observó que las respuestas decían lo siguiente: es necesario expresar el afecto, también dar nuevos significados a los eventos cotidianos y reconocer que se necesitan más palabras a la hora de expresar lo que se siente. Se habló del valor de recordarse mutuamente en la vida cotidiana, mostrando lo importante que es el uno para el otro, con caricias y palabras. (Acevedo & Restrepo, 2010)  Las parejas mencionaron la relevante del uso del tiempo libre para compartirlo y planear espacios. (Acevedo & Restrepo, 2010)  Las parejas a las que les van bien en este estudio, mencionan que manejan el tema financiero adecuadamente, hay comunicación sobre el tema, dándole mayor importancia a las finanzas familiares como un instrumento para proyectarse adecuadamente a futuro e ir logrando metas. Hablaron sobre la  necesidad de conocer la historia del otro, ser más expresivos y que en la comunicación prime lo positivo a lo negativo. (Acevedo & Restrepo, 2010)  También el conocer el legado familiar, les permitió sobrepasar su pasado familiar, para no repetir esas historias. (Acevedo & Restrepo, 2010) También se menciona la importancia de que la familia de origen respete los espacios de la pareja. Las personas con mayor satisfacción marital hablaron sobre desarrollar una  comunicación clara, basada en un dialogo honesto y comprensivo, en la capacidad empática de ponerse en los zapatos del otro, así como desarrollar herramientas para negociar y ponerse de acuerdo. (Acevedo & Restrepo, 2010) Otros elementos necesarios son: la escucha del otro, control de las emociones, manejo del enojo, tolerancia a las diferencias y aceptación a otros puntos de vista, no perder el sentido del humor y aceptar las conductas de uno en el otro. (Acevedo & Restrepo, 2010)

Otro estudio realizado por Gottman habla de  que existen ciertos aspectos importantes que hacen que una relación de pareja funcione a largo plazo. Son llamadas las 7 reglas de oro para vivir en pareja. Estas son las siguientes:

Riñas sin jinetes: Las parejas que son emocionalmente hábiles saben apartan la crítica, el desprecio, la actitud defensiva y la evasión de sus discusiones. Para esto es importante saber comunicar las necesidades desde una postura de petición, en donde no se descalifique al otro, o se caiga en una actitud de superioridad, ya que estos dos aspectos, el mostrar crítica y desprecio, harán que la pareja se ponga a la defensiva y se aleje. Es decir que cuando se muestra crítica y desprecio hacia el otro, la persona tenderá a portarse más distante y no escuchará las peticiones. (Gottman & Silver, 2016)

Conocer a la pareja: Para esto se debe construir un mapa del amor, en donde se recuerden eventos importantes de la vida de la pareja. El otro debe conocer, gustos, necesidad, sueños, miedos y objetivos de la pareja. Para poder amar a otra persona es importante conocerla de verdad. El tener un mapa de amor, es una buena herramienta, para poder lidiar con las futuras dificultades. Dentro de este mapa se hacen preguntas fundamentales como los personajes de la vida de la pareja, los amigos potenciales, los rivales competidores, recientes eventos importantes, eventos inminentes, actuales preocupaciones de pareja, esperanzas de la pareja, las luchas, triunfos del otro, heridas, como expresaban las emociones la familia cuando era niño, misiones, legado, lo que quiero llegar a ser, gustos y datos fundamentales de la vida del otro.  (Gottman & Silver, 2016)

La tercera regla es tener detalles que sumen: Las parejas felices sienten que la persona con la que están merecen respeto y cariño, y utilizan detalles cotidianos para demostrarlo. Aquí entra la expresión del afecto, gestos, palabras, actitudes, en donde se reflejan varias formas de decir te quiero, eres importante para mí, eres una prioridad. (Gottman & Silver, 2016)

La cuarta regla es el “somos dos”: Según Gottman se debe dejar que la pareja  influya, esto tiene que ver con compartir el poder, para esto es importante también diferenciar, que discusiones son importantes y cuales no merecen la pena. Mientras la pareja más ceda el poder más feliz será, ya que un desbalance en el poder es muy grave. (Gottman & Silver, 2016)

La quinta regla es el “tú y yo”: Es fundamental, cuidar la intimidad y la privacidad,  teniendo espacios en donde se trabaje en la relación. Es importante ir creando una distancia con las familias de origen, para ir creando juntos sus propios sistemas de valores, rutinas y espiritualidad. (Gottman & Silver, 2016)

La sexta regla es el optimismo: A pesar de que un problema parezca insalvable, siempre hay que hacer hasta lo imposible para solucionarlo. Mientras quede un poco de afecto y respeto, se puede salvar la esperanza. Muchas veces un buen recuerdo es muy útil para impedir que la indiferencia genere desprecio, haciendo que la relación se vaya a pique. Esto requiere de un esfuerzo continuo y si la relación está mal demorará un tiempo. (Gottman & Silver, 2016)

La séptima regla son aspiraciones comunes: Es importante tener una misma visión de la vida y hacerse propuestas el uno con el otro. (Gottman & Silver, 2016)

Existen también cuatro aspecto a evitar según Gottman que son llamados los jinetes del apocalipsis, que son los siguientes:

La crítica deconstructiva: Esta incluye descalificaciones, etiquetas y generalizaciones, además se utiliza un tono elevado de voz, con un aire de desprecio. A esto se suma una postura corporal amenazante, que intenta crear culpa en el otro. Un ejemplo de esto es el siguiente: en vez de decir, “No me ha gustado que no levantes la ropa sucia”, se dice “ tú siempre haces de las tuyas”, “ estoy harto de ti” , “ siempre dejas la ropa tirada, para que uno esté detrás”. Esta manera de decir, no aporta, nada positivo a la relación. (Gottman & Silver, 2016)

La actitud defensiva: No aceptar una queja y responder poniéndose a la defensiva, a manera de contra ataque. Esto hará que aumente la situación de conflicto de pareja. Un ejemplo de esto sería cuando él un miembro de la pareja le dice al otro: “nunca vamos a ver a mis padres” y el otro responde, “es porque, tú tampoco quieres ir a ver a los míos”. Esto refleja que su dinámica es culpabilizar y responsabilizar al otro del conflicto, provocándose mayores sentimientos negativos, que difícilmente llegarán a una solución. (Gottman & Silver, 2016)

El desprecio: Este constituye una falta de respeto en donde entran los insultos, muecas, uso de la ironía, este se utiliza con fines ofensivos, para desvalorar a la otra persona. Esto genera un fuerte desgaste de la relación y un distanciamiento de los mismos. (Gottman & Silver, 2016)

Encierro o actitud evasiva: Esto es dar muestras de indiferencia a la otra persona, que está dando las críticas o quejas. El otro puede dar sus críticas o quejas y la pareja hacer como que no escucha y mirar a otro lado, involucrarse en otra actividad, hacer como que el otro no existe. Estas actitudes son dañinas y pueden hacer que la persona que está dando la queja se enfurezca más, crezca el sentimiento de rabia, resentimiento, haciendo que empeore la situación. (Gottman & Silver, 2016)

Es frecuente que estos jinetes aparezcan en las discusiones, pero mientras más frecuentes sean y que se repitan en el tiempo, es más probable que la relación acabe en la ruptura.

Otro factor importante es la comunicación dentro de pareja, la comunicación en el aspecto sexual es importante, porque permite que se logren entender, expresandose deseos y preocupaciones eróticas. (Crooks & Bauer, 2010) Si hay una comunicación sexual efectiva debe haber empatía mutua, el conocimiento de los dos miembros de la pareja que se preocupan por el otro. Existen recomendaciones que ayudan a mejorar el diálogo. En primer lugar hablar acerca de hablar, se puede discutir sobre porque es difícil hablar de sexo, esto puede ser un buen punto de partida. Leer y platicar, leer artículos sobre sexo y luego descubrirlo juntos, o leerlo en conjunto. (Crooks & Bauer, 2010)

Compartir relatos sexuales, preguntar cómo se relacionaban los padres, cuanto se aprendió respecto al sexo, cuáles fueron las reacciones, hablar sobre los sentimientos y necesidades de cada individuo. Escuchar y retroalimentarse, tener una escucha activa, en donde se ponga atención al lenguaje corporal, expresiones faciales, también siendo recíprocos en la conversación, compararlo con algo vivido en el pasado. Mantener el contacto visual, ya que los ojos expresan de maravilla lo que sentimos, cuando la pareja mantiene el contacto visual se comparte lo que el otro está sintiendo.  Brindar retroalimentación, dar un mensaje que tenga efecto sobre el otro, mostrar alguna reacción ante lo que el otro dice o comenta. (Crooks & Bauer, 2010)

 

 

También podemos pedir a la pareja que responda a algún mensaje que nosotros estamos dando, preguntando qué opina al respecto. Algo que también puede ayudar en la comunicación es apoyar los esfuerzos de comunicación de la pareja, esto puede aliviar miedos y ansiedades y estimular a que se manténgala comunicación. (Crooks & Bauer, 2010)

Otro situación prioritaria dentro de la comunicación es aprender a dar y recibir quejas, para esto existen estrategias constructivas. Entre ellas están: Escoger el lugar adecuado,  es mejor evitar expresar los reclamos cuando la ira puede afectar la interacción constructiva y evitar la búsqueda de soluciones. Tampoco es buena idea tratar de solucionar algo cuando la pareja tiene poco tiempo o se siente cansada, estresada o preocupada, o cuando se encuentra bajo la influencia de alcohol o drogas. (Crooks & Bauer, 2010) Elegir un lugar adecuado para hablar también es importante, podría ser una caminata por el parque, o por el campo, observar donde y cuando es el momento adecuado para abrir el espacio de comunicación. (Crooks & Bauer, 2010) Se pueden suavizar las quejas con halagos, es decir se puede empezar la conversación enfatizando los puntos positivos. La técnica radica en combinar un cumplido con una queja, ya que si solo se plantea la queja las reacciones pueden ser de ira, humillación, ansiedad o resentimiento. (Crooks & Bauer, 2010) Otro punto importante es expresar positivamente las emociones negativas, para esto hay que evitar poner las emociones en la personalidad de la pareja, es mejor enfocarse en la situación, el comportamiento y no en la persona. Esto también puede ir acompañado con refuerzo positivo en donde se enfatizan los aspectos positivos de la otra persona y lo importante que es. Además es mejor decir los reclamos en primera persona, es decir referirse a como uno se siente cuando pasa una situación determinada. Por ejemplo: “A veces me siento ignorado y esto hace que sienta miedo por los dos” o “No me siento querido”.

También se deben limitar las quejas a una por sesión, a veces cuando se da la oportunidad de expresar un problema o situación, la tendencia es a sacar todo lo guardado de forma abrupta e ilimitada, eso en vez de ser positivo, puede dar como resultado que el otro se cierre o se sienta ofendido. Por lo tanto lo mejor es expresar el asunto que se quiere trabajar de forma puntual, rápida, dando uno o dos ejemplos y luego parando, sino el otro puede bloquearse y sentirse agredido. (Crooks & Bauer, 2010)

Cuando la queja ha sido hecha se recomienda aceptarla y encontrar algún acuerdo, para que haya una mejor comunicación, es recomendable aceptar lo que el otro percibe así no se esté totalmente de acuerdo, con el fin de entablar el dialogo, además tratar de ver lo que está de fondo en la petición. Por lo general aunque lo que dice el otro puede ser exagerado por la emotividad, tratar de ver dónde está la base real del comentario. (Crooks & Bauer, 2010)

Expresar los sentimientos, esto puede ser útil como respuesta a una queja en vez de dejar que las emociones dicten la respuesta. Convertir los sentimientos en palabras en lugar de exteriorizarlas puede resultar más efectivo. Como por ejemplo, eso fue muy difícil de escuchar y me siento herido. Enfocarse en los cambios que se podrían hacer, una buena manera de cerrar una discusión es ver qué cambios se podrían hacer en cuanto a una queja. Después de haber tenido la conversación enfocarse en los cambios que si se pueden hacer, es decir aprovechar el encuentro para que haya una solución práctica y negociar, como se puede realizar un cambio concreto. (Crooks & Bauer, 2010)

Otras tácticas de comunicación constructiva según Gottam son las siguientes: Nivelación y edición: expresar los sentimientos de forma honesta y clara, hablando en primera personas. La edición consiste en no decir cosas de forma hiriente, es decir quitar palabras que puedan ser fuertes o dolorosas, en cambio tratar de comunicar con claridad y de manera positiva.

Validación: Validar el punto de vista del otro, decir a la pareja lo que se considera positivo y comentar que se entienden y se valoran sus puntos.

Diálogo volátil: Se ha visto en estudios que las discusiones no son necesariamente negativas en una relación. Las parejas que tienen discusiones, se mantienen unidas a lo largo de tiempo, claro manteniendo un estilo constructivo de discusión, la razón de esto que es que es necesario comunicar ideas y sentimientos para que estos no se queden guardados y a la larga generen insatisfacción.

Estas son las recomendaciones de los investigadores que ayudan a que una relación dure más tiempo, sin embargo esto no es una regla sin excepción, cada relación es distinta y en algunos casos se necesitan otros elementos para mantener a la pareja unida a lo largo del tiempo.

Referencias

-Acevedo Victoria & Restrepo Lucía. (2010). Experiencias de parejas sobre vivir feliz en

Pareja. Universidad Javeriana de Cali. Colombia

-Gottman John & Silver Nan. (2012) Siete reglas de oro para vivir en pareja. Editorial de

Bolsillo.

-Coorks, Robert & Baur, Karla (2010). Nuestra Sexualidad. Cengage Learning.